El desequilibrio ácido-alcalino, causa de la enfermedad y el envejecimiento
VOTAR
0 VOTOS
Artículo visto: 2409 veces
El desequilibrio ácido-alcalino, causa de la enfermedad y el envejecimiento
albada
Artículo publicado por:
albada

 

 Los gérmenes no son la causa de la enfermedad, sino que buscan su hábitat natural -los tejidos enfermos-, de igual manera que los mosquitos buscan en agua estancada y putrefacta, pero no son la causa de la putrefacción del agua". Según esta teoría, las enfermedades no son causadas por virus o bacterias, microbios y gérmenes externos a nuestro organismo, sino que se trata más bien de la descomposición de nuestras células y tejidos, la que atrae a los gérmenes a su medio natural -tejidos en descomposición- provocando males mayores.

 

El medio líquido de nuestro organismo es tremendamente sofisticado, transportando cargas y potenciales electroquímicos que afectan al ph del medio. Un ph demasiado ácido o alcalino puede obstaculizar la eficiencia de la química y las funciones del cuerpo. Cuando se da un exceso de acidez, el organismo responde, intentando proteger las células y tejidos sanos, activando cualquiera de los sistemas, en la sangre, linfa, células, pulmones y riñones. Pero a veces el organismo se encuentra sobrecargado por un exceso de acidez, y cuando ya no puede neutralizar de manera eficaz este exceso de ácidos y eliminarlos, éstos quedan depositados en los fluidos extracelulares y las células del tejido conectivo, comprometiendo directamente la integridad celular. Cuando los ácidos se van acumulando, éstos comienzan a erosionar las venas, arterias, células y tejidos, derivando en una desorganización celular denominada enfermedad degenerativa.

 

Podemos decir que las alteraciones en el ph del organismo crean un medio que favorece que las células sanas degeneren en células enfermas o gérmenes que pasarán a través de varios estados de fermentación.la escala que se baraja para medir el ph del organismo, se considera el 7 como un medio neutral. Los números por debajo del 7 son ácidos, siendo el 0 el más ácido (el 1 correspondería a los jugos gástricos del estómago). Consecuentemente, los números por encima del 7 son alcalinos.

La clave de esta ley está en el mantenimiento de un pH sanguíneo normal; es decir de 7,38 o 7,40 (ligeramente alcalino). La sangre no es más que un reflejo de nuestros tejidos, y si tiene un pH ligeramente ácido es porque nuestros órganos tienen un pH ácido por las toxinas que se han ido acumulando en ellos. Un disgusto, emociones fuertes, pensamientos negativos, estrés emocional, exceso de trabajo o actividad física, contaminantes externos (tabaco, drogas, humos, compuestos químicos, etc.), etc., son peligros para nuestra salud; y si los combinamos con la mala alimentación ya tenemos el cóctel explosivo y causante de tantas enfermedades crónicas. 

 

Entre los alimentos alcalinos se encuentran todas las verduras, y si son de cultivo biológico mucho mejor porque así evitaremos los nitratos y pesticidas que nos acidifican; también las frutas si están maduras. Otra excelente manera de limpiar nuestro organismo de los ácidos es tomando estos mismos alimentos pero en jugos. Su concentración en minerales alcalinos será superior. Será como un lavado interno que poco a poco irá reduciendo la acumulación de ácidos.

 

El principal desequilibrio, la acidez

Dada la composición de nuestro organismo, de tendencia al medio ácido, y la de los productos de que nos alimentamos, la principal causa de desequilibrio de nuestro ph radica en la excesiva acidez. Para contrarrestar esta situación, debemos:

- Evitar alimentos ácidos (carnes y derivados animales, incluidos los lácteos, azúcares refinados y pastelería, pistachos, cacahuetes, maíz, azúcar, condimentos como el ketchup y la mayonesa, alcohol, productos enlatados y embutidos, piñas, naranjas y frutas dulces en general, como el mango, uvas, peras, manzanas, etc.)

- Tomar alimentos alcalinos (soja en todas sus variedades, aguacates, zanahorias, alfalfa germinada, pepino, col, apio, espinacas y hojas verdes en general, guisantes, ajo, etc.)

- Evitar azúcares, incluidas frutas dulces, pastelería y pasta (macarrones, espagueti, etc.).

- Hidratación continuada: agua purificada (evitando todo tipo de sodas, alcohol y estimulantes como el café).

 

 

La Pirámide muestra en la base los alimentos que deben ser ingeridos diariamente como son: los derivados de los cereales y patatas, verduras, hortalizas, frutas, y derivados lácteos y aceite de oliva. Otros alimentos, concretamente legumbres, frutos secos, pescados, huevos y carnes magras, se deben tomar alternativamente varias veces a la semana. Por último y en la cúspide de la pirámide, se aconseja moderar el consumo de carnes grasas, pastelería, bollería, azúcares y bebidas refrescantes. La SENC también recomienda ingerir como mínimo dos litros de agua diarios y la realización de, al menos, 30 minutos de actividad física.

 

CONSUMO OCASIONAL  

Grasas (margarina, mantequilla, salsas)

Dulces, bollería, caramelos, pasteles.

Bebidas refrescantes, helados, batidos.

Carnes grasas, embutidos.

CONSUMO DIARIO  

Pescados y mariscos: 3-4 raciones a la semana.

Carnes magras: 3-4 raciones a la semana.

Huevos: 3-4 raciones a la semana.

Legumbres: 2-4 raciones a la semana.

Frutos secos: 3-7 raciones a la semana.

Leche, yogur, queso: 2-4 raciones al día.

Aceite de oliva: 3-6 raciones al día.

Verduras y hortalizas: 2 raciones al día.

Frutas y hortalizas: 3 raciones al día.

Pan, cereales, cereales integrales, arroz, pasta, patatas: 4-6 raciones al día.

Agua: 1,5-2 litros al día.

Actividad física Diaria (>30 minutos)

 

El reparto aproximado de la ingesta diaria debe ser:  

Desayuno: 20 % del la ingesta total diaria.

Almuerzo: 10 % de la ingesta total diaria.

Comida: 35 % de la ingesta total diaria.

Merienda: 10 % de la ingesta total diaria.

Cena: 25 % de la ingesta total diaria.

SUBIR
Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, recopilar información estadística de tu navegación y mostrarte contenidos y publicidad relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.